Amaneceres…Atardeceres…Saber envejecer (4)

P. Sergio García, msps

…Y la vida hecha amor y por amor llega inevitablemente al final, cuya etapa previa es la vejez. Por eso es un arte saber envejecer, es concentrar en cada persona toda la carga de la humanidad, que no es carga pesada sino configurada que camina a una plenitud.

Podemos imaginar un dinamismo extraordinario en la eternidad porque es estar con quien es el origen y creador de todo, el imán que atrae hacia su persona de manera definitiva. Mientras hay que luchar, obrar, trabajar, amar, vivir, servir.

La búsqueda, pues, sigue a pesar de que ya encontró respuesta en las emergencias producidas por la fuerza de la vida unas; por la iniciativa del Creador otra llamada Jesús de Nazaret. La búsqueda sigue para que todo llegue a su plenitud.

Pienso en mis 70 (ahora que lo reviso pienso en los 82) y se me agolpan las preguntas, los sentimientos, las confidencias de quienes han contribuido para buscar la identidad. Además de todo esto, de esas voces venidas de toda la creación que se agolpan en mi conciencia hay otra presencia señera y señorial, una presencia de alguien que me ha dicho atenazándome con sus garras: “Tú eres mío, porque eres mío”. “Yo te he creado a mi imagen y semejanza por eso eres fuerte y débil, por eso eres temporal y eterno, por eso eres creatura y creador, porque eres mío”.

Se me agolpa eso. Se achican mis carnes, flaquean mis pensamientos, el corazón se me parte y no hay lugar para el reclamo, solo para la admiración y la gratitud. Cuanto te amo Dios, cuánto te admiro Jesús, cuánto te pertenezco Vida mía.

Detrás de mi conciencia hay ruidos, antes de mi historia ya resonaban cantos, armonías, melodías de todo el universo componiendo sus mejores sinfonías para que cuando llegara yo pudiera descubrirlo. Cuántos amaneceres que preludiaron mi nacimiento, cuantos atardeceres que adelantan mi final.

Qué admirable sinfonía del universo donde mi vida toma su lugar. Lo vengo a vislumbrar 80 años después de mi nacimiento. Me pienso en esos momentos y quedo abrumado por tanta coincidencia de energías, perfumes, sonidos, miradas, y empezó mi sangre a correr por mis venas en donde se metió todo Dios para darme vida permanente, hasta los 80, desde los 80.

P. Sergio Gacría, msps

2 respuestas a «Amaneceres…Atardeceres…Saber envejecer (4)»

  1. Un gran sacerdote santo, alegre, tierno, que reflejo siempre a Jesus en su vida, amigo de todos, siempre alegre servicial, este Padre Checo marco mi vida para siempre desde mi juventud, es algo que nunca podre agradecer suficientemente a Dios y a Maria nuestra madre, su testimonio de vida, su carino y consejos, y todo el amor que salia de su corazon por medio de su mirada dulce y misericordiosa como la de Jesus.. Descansa en El mi chiquillo hermoso, y ruega por nuestra Patria, ahora tan llena de peligros para ni;os y jovenes, con tanto bombardeo de hedonismo y erotismo. Asi como el enorme peligro en que nos encontramos de perder nuestras libertades. Que seamos capaces de defender con valor nuestra fe al precio de dar la vida. Gracias Padre Sergio un orgullo para la Congregacion de los Misioneros del Espiritu Santo y un ejemplo a seguir sus pasos.

  2. Gracias x todo tu amor, cariño, enseñanza, guía, tanto que nos has dado. Te extraño ya, te amo, y te llevaré en mi corazón x siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salir de la versión móvil