Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario. 15 de octubre de 2017

P. Sergio García, msps

«Porque muchos son los llamados y pocos los escogidos» (Mt 22,14). La expresión como conclusión viene al final de una parábola sobre el Reino de los cielos.  

 En estos domingos, ya van tres parábolas, como auténtica denuncia, dicha a las autoridades del pueblo: Los dos hijos, los viñadores y la viña y ésta del banquete de bodas.  

 “La presencia del rey ofrece la clave del juicio que recae sobre cada uno de los invitados al banquete. En este marco de referencia tiene sentido la pregunta por el traje de fiesta. Para entrar en el banquete del reino es necesario un estilo de vida que ponga en práctica las enseñanzas de Jesús. No todos los invitados al banquete (los llamados) se encontrarán al fin con los elegidos. Lo que convierte a los invitados en elegidos es el amor encarnado en las circunstancias concretas de la vida”, dice mi buen maestro Alonso Schökel.

Continuar leyendo «Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario. 15 de octubre de 2017»

Una viña tenía mi Amigo. Domingo XXVII del Tiempo Ordinario

P. Eduardo Suanzes,msps

Isaías en el Tempo, hacia el año 735 a.C. se pone a cantar una canción un poquito larga, pero cautivadora. La letra decía así:

«Una viña tenía mi amigo. La tenía en un fértil otero, una colina alta desde donde se divisa todo el valle. Es la mejor tierra para sembrar la vid, porque el agua de la lluvia no queda estancada en el subsuelo sino que se desliza ocultamente hacia la llanura, dejando la tierra húmeda y dispuesta. Con todo cuidado y cariño la cavó, la despedregó y cuando ya estaba lista plantó una cepa exquisita, el tronco de una vid sinigual de la que brotarían los sarmientos. Después, para cuidarla mejor, edificó, en medio de ella, una gran torre para la vigilancia contra los ladrones y las alimañas; y, además, excavó un lagar para pisar allí la uva y obtener así el mosto. No le faltaba de nada. Todo el cariño y amor puso en su viña.

Continuar leyendo «Una viña tenía mi Amigo. Domingo XXVII del Tiempo Ordinario»

Hoy nos fuimos de excusión

Hoy nos fuimos de excursión

Hoy tocaba irnos de excusión. Así que al mediodía, después de haber celebrado la Eucaristía,  los que todavía podíamos con nuestros huesecicos nos metimos en la camioneta, no sin algún trabajo, todo hay que decirlo, y nos lanzamos a pasar un día divertido. Nos fuimos al Africam Safari de Puebla.

Vale, está bien, ¿que está aquí mismo?, de acuerdo; ¿que no se camina…, que todo el recorrido se hace dentro de tu vehículo?, tambien. Pero oigan, tampoco a nuestra edad nos vamos a subir al Popocatépetl como hacíamos cuando éramos unos jovenazos. Eso ya lo hicimos. Ahora toca algo más tranquilo. ¿No les parece?

Continuar leyendo «Hoy nos fuimos de excusión»

Yo quería compartir mi dicha y las enseñanzas sublimes que había aprendido

P. Fernando Torre, msps

Un hecho clave en la vida de Concepción Cabrera, al que a veces ni importancia le damos, es cuando ella da ejercicios espirituales a las mujeres de Jesús María. Este hecho manifiesta el espíritu misionero de esta laica. Ella tenía entonces veintiséis años, cuatro años y medio de casada y tres hijos.

Días antes de esos ejercicios en Jesús María, ella había asistido por primera vez a unos ejercicios espirituales, del 28 de julio al 4 de agosto de 1889, en San Luis Potosí. Fueron predicados por el P. Antonio Plancarte y Labastida, siguiendo el esquema de los Ejercicios espirituales de san Ignacio. El sexto día de ejercicios, Concepción entiende lo que Jesús quiere de ella: «¡Salvar almas!»[1] Once años más tarde, ella escribe sobre este acontecimiento:

Continuar leyendo «Yo quería compartir mi dicha y las enseñanzas sublimes que había aprendido»