Domingo 28 de mayo – La Ascensión del Señor

P. Sergio García, msps

Se cierra una etapa de vida terrena, se abre el cielo como definitivo encuentro de Jesús con el Padre, pero no va solo. Nos lleva y quiere llevarnos con él.

Por eso me da la impresión que llevamos en nuestro ADN que también nosotros vamos de regreso. De repente, aparecimos en este mundo gracias a la generosidad amorosa de nuestros padres. No lo recordamos, pero está impreso en lo más profundo de nuestro ser, que no venimos de la nada, que también nosotros podemos hacer nuestra la afirmación de Jesús: “salí del Padre y vine al mundo, ahora dejo el mundo y vuelvo al Padre”. El camino de Jesús es de ida y vuelta. Pues así será el nuestro. Por eso tenemos nostalgia del cielo.

Continuar leyendo «Domingo 28 de mayo – La Ascensión del Señor»

Domingo VI de Pascua. Jn 14, 15-21

P. Sergio García, msps

Dicen que los dogmas son secos, duros e impenetrables. Además, lo dicen dogmáticamente. Escucho en este evangelio una vitalidad tal que arde el fuego del amor del Padre en el que está Jesús orando por nosotros y pidiendo para nosotros el don de su Espíritu Santo. Y ahí, en ese inmenso e insondable mar de amor nos quiere Jesús dentro, transitando de uno a otro, pero con los pies bien puestos en la tierra cumpliendo sus mandamientos. Es el modo de amarlo y el gozo de vivir en fe.

Continuar leyendo «Domingo VI de Pascua. Jn 14, 15-21»

La voluntad de Dios en mi vida

P. Salvador Carrillo, msps

¡Oh Padre!
Te suplico humildemente me descubras
día a día tu voluntad adorable.
Dame tu Espíritu Santo que ilumine mi mente y me enseñe,
que fortifique mi voluntad
y me guíe por el diario caminar de mi existencia.
Y tú, Jesús, enséñame a cumplir en el gozo
y la paz la  voluntad del Padre como tú lo hiciste.
Que como tu Madre santísima
pueda decir:
«¡Hágase en mí según tu palabra!».

Amén.

El director espiritual

   P. Salvador Carrillo, msps

Un verdadero y auténtico director de espíritu no es quien enseña caminos aprendidos solo por sus estudios y sus experiencias, sino el que, además de esa debida preparación académica y experiencia espiritual, intuye la acción del Espíritu Santo que quiere llevar a un alma por tal o cual camino que a él le place. Al director espiritual le corresponde acompañar a la persona y conducirla por donde Dios quiere llevarla. El director espiritual puede ser un varón o una mujer, pues no se trata de sacramentos para los que la Iglesia ha señalado ya a sus ministros respectivos.

Continuar leyendo «El director espiritual»